lunes, 27 de agosto de 2012

Fragmentario I

La niña sobrevuela las pocas baldosas que quedan firmes en aquella plaza que en unos años será olvidada. Escucha el sonido de las ruedas atravesando la línea empedrada de la vereda antes de llegar a la esquina donde espera un hombre el colectivo que viene llegando por el punto cardinal donde se pone el sol. Sol insuficiente que hace brillar tenuemente la cadenita de plata de la niña que se ha detenido en seco.

Los que no viajaban desatentos en el micro, el hombre que ahora tiembla y se descompone, la niña que traga con desesperación las lágrimas silenciosas que derrama, ven la escena completa.

A.V
27/08/12


2 buenondones expresivos:

Alber. dijo...

Nose, tenía que pasar porque soy yo y no podía faltar en una de tus diagonales. Y eso nada mas. Disfruta de esta pequeña muestra de cariño jaja.

Kaaa dijo...

Pase por aquí, te leí y te extraño mas.Chau te amo.

Publicar un comentario

Ahora es más fácil comentar